Mapa del Sitio Contacto Quienes somos
ASIMET - Un lugar  de encuentro empresarial
  Sitios de Interés
 

Agéndenos en su navegador

Página de inicio

Página de inicio

Agregar a favoritos

Agregar a Favoritos

    
   

Artículos de Interés

EL ACERO EN TIEMPOS VOLATILES

Por: Ernesto Escobar
Gerente Comercial, Compañía
Siderúrgica Huachipato

Hay cambios importantes que se han manifestado en los últimos tres meses respecto del precio del acero y que no responden a los análisis, las interpretaciones y las proyecciones formuladas con anterioridad. Vemos un huracán de acontecimientos y es muy difícil tener una perspectiva de lo que vendrá.

Esto se origina a partir de la Crisis Asiática la que tuvo repercusiones en los negocios de occidente. Dicha crisis, significó él quiebre de muchas empresas del área. Cerraron industrias siderúrgicas en distintas latitudes, no sólo en Estados Unidos, donde el fenómeno fue arrollador. En Europa hubo fusiones de plantas y se racionalizó la oferta. A nivel de Gobiernos los esfuerzos se destinaron a eliminar los subsidios. En reuniones de la OECD (París) con los principales países productores de acero, se analizó la eliminación de subsidios a plantas, ubicadas especialmente en Europa del este y la ex URSS, cuya existencia generaba distorsiones graves en el mercado internacional del acero.  Luego, este desequilibrio, ya post Crisis Asiática, trajo aparejado en el ámbito del acero, una reducción no despreciable de la capacidad instalada efectiva disponible para operar económicamente.

Después de esta crisis, que se manifestó con mayor fuerza entre el 98- 02, comienza una recuperación del consumo que aún no es total. A mediados del año pasado, algunas economías aceleran el ritmo, como el caso de China, que presenta una tasa de crecimiento de dos dígitos, a pesar de que las cifras son aún poco confiables.

Se advierte que China está demandando materias primas, creando una base productiva prominente, con una tasa de crecimiento superior, en lo que a acero se refiere. El resto de los países del sudeste asiático como Corea, Taiwán y Japón también muestran un crecimiento positivo. Singapur, Indonesia, Malasia, tienen tasas muy relevantes y un buen nivel de demanda, de tal forma que desde mediados del año pasado presionan los precios y los mercados, lo que fortalece el valor del cobre, el aluminio y de otras materias primas.

Por su parte, Estados Unidos empieza a crecer. Levanta casi todas las medidas de salvaguardia y se transforma en un comprador mundial. En Europa la situación es diferente, con tasas de crecimiento más moderadas a excepción de Rusia y Ucrania que crecen fuertemente. Esos países que eran grandes exportadores ahora lo son en menor medida y a precios más caros. Se consigna un buen nivel de demanda en el Medio Oriente, Arabia Saudita, Irán, Turquía, con buenas tasas de crecimiento. Lo mismo ocurre con algunos países africanos que están consumiendo más.

Así, el balance de fines del año pasado y principios de éste, registra una recuperación muy importante del consumo de acero en el ámbito mundial; después de tener una oferta contraída por la Crisis Asiática. Este fenómeno, sustentado en economías con crecimiento, trajo aparejado también demandas puntualmente altas en todas las materias primas.

El mundo empezó a sumar positivo en todos los ámbitos, de forma notoria. Los primeros síntomas se dieron en el mercado de los fletes, que sirve para medir la actividad y la producción mundial. En septiembre último éste se dispara. El valor del flete a China pasó de US$ 30 a 60 por TM y siguió subiendo por la gran demanda para movilizar bienes, activando los precios de los productos muy fuertemente, incluido el acero y sus materias primas.

Hoy, con el importante aumento de la demanda de todo tipo de bienes, el transporte marítimo muestra congestiones portuarias con los consecuentes problemas logísticos en los puertos chinos.

Podemos concluir entonces que la recuperación de los niveles de actividad en las principales economías del mundo unida al tema naviero tienen una incidencia relevante en el alza de los precios del acero y sus materias primas. El mineral de hierro, que es fundamental para producir acero, ha tenido alzas entorno al 25% a nivel FOB más el incremento ya comentado del flete, que algunos casos se duplicó. Otra materia prima que es crítica y que está influyendo en la oferta y precios del acero es el coque. Aproximadamente un 60% del acero mundial se fabrica en plantas integradas como Huachipato y el resto, en plantas con horno eléctrico, que producen a partir de chatarra. En las primeras se usa el hierro y el coque, que son los dos componentes del acero. El coque es un producto industrial, que resulta de la destilación del carbón.

La coquería es una unidad altamente contaminante, por lo que en las economías del primer mundo, han ido desapareciendo y muchas empresas siderúrgicas de Estados Unidos y Europa funcionan sobre la base de este producto importado. Como los procesos contaminantes se han trasladado al tercer mundo, también se han traspasado los problemas de polución.

En este contexto, China es uno de los grandes productores de coque en el mundo. La mayor demanda de este producto a fines del año pasado generó una fuerte restricción en su exportación, por lo que el Gobierno estableció una licencia especial, la que se empezó a transar en el mercado secundario lo que ha provocado un encarecimiento de esta materia prima, la que es fundamental para la producción del acero.

Nuestro país, afortunadamente, cuenta con la planta de coque de Huachipato, la que cubre las necesidades casi en un 100 por ciento. Si dependiéramos del coque importado el país podría estar en una situación bastante crítica, como sucede actualmente con algunas plantas de Estados Unidos, Italia e India.

A diferencia de los otros ciclos, que son más bien un juego entre oferta y demanda en el negocio del acero propiamente tal, la situación actual es muy distinta. Con el costo de las materias primas, la escasez y la falta de acceso a las mismas, el problema no se resuelve en un corto plazo.

Un estudio del problema debe considerar un análisis de la gran distorsión que presenta el acceso a las materias primas y el valor de éstas, haciendo prever que este periodo de escasez y de alza de precios va a perdurar por un tiempo. Nada es eterno. Se producen los ajustes, entran nuevas capacidades, etc., pero ahora tenemos una sensación de escasez importante y eso tiene una repercusión en el país.

Chile tiene un consumo anual de alrededor de 1.800.000 toneladas de acero. Huachipato produce un millón de toneladas , Gerdau Aza produce entre 250 y300 mil toneladas y las 500 a 600 mil toneladas faltantes tienen que venir de afuera, se quiera o no, porque no se dispone de toda la gama de productos, ni tampoco tenemos la capacidad para absorber todas las necesidades, lo que obviamente tiene inquieto al mercado.

Entonces se entiende el nerviosismo que hay en la Cámara Chilena de la Construcción; en ASIMET, que se preguntan qué está pasando. Al respecto, hay que tener claro que no tiene nada que ver con los índices macroeconómicos de nuestra economía como la inflación, por ejemplo. El precio del acero se regula por los mercados internacionales; es un commodity por el que se deberían esperar nuevas alzas, dado los indicadores antes señalados y a la falta de fuentes suficientes para abastecerse.

En la actualidad Huachipato trata de mantener una oferta ordenada, intentando satisfacer las necesidades normales de los clientes habituales.

Muchos consumidores tratarán de cubrirse de las alzas tratando de comprar anticipadamente sus necesidades generando así distorsiones incompatibles con un abastecimiento normal del mercado. Invertir en acero parece ser hoy un buen negocio, teóricamente, hasta que su precio empiece a bajar. Este es el cuadro actual y revela las probables razones de la volatilidad observada, la escasez de acero a nivel mundial, realidad en la que Chile también está inserto.

Página Principal

Mapa Nuestra Asociación Contactos

 

Síganos en  
 
 

 
Si usted está interesado en recibir información de nuestra asociación, suscríbase en forma gratuita a nuestros informativos.
Google
  
 

 

  

Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas A.G.
Av. Andrés Bello 2777, Of. 401 - Las Condes
Teléfono: (56) 22 421 6501
E-mail:
asimet@asimet.cl
Santiago - Chile