Para mayor información, haga clic sobre la imagen
  Mapa del Sitio Contacto Quienes somos
ASIMET - Un lugar  de encuentro empresarial
  Sitios de Interés
 

Agéndenos en su navegador

Página de inicio

Página de inicio

Agregar a favoritos

Agregar a Favoritos

    
   

 ASIMET - Legal Laboral

SISTEMA PREVISIONAL: MODELO QUE URGE CAMBIAR

Durante estos últimos meses el sistema de Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP)  ha sido un tema que ha estado en la agenda  tanto de los medios de comunicación como en la de los candidatos presidenciales, quienes cuentan con diferentes propuestas para reformar un modelo que ha sido tildado de obsoleto y de poco accesible, entre otros calificativos.

Lo cierto, es que todos los sectores coinciden que se trata de un modelo injusto, poco equitativo, que no se adecua al mercado de hoy y que por ende es necesario reformar.

Baja cobertura 

Una de las principales críticas que ha recibido el actual sistema de Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) se debe a la poca cobertura que tiene entre los trabajadores, “los reformadores de las pensiones de Chile han sido demasiado optimistas al creer que los trabajadores ahorrarían para su jubilación. El sistema se diseñó partiendo del supuesto de que la mayoría cotizaría durante más de las dos terceras partes de su vida activa, pero la realidad es que la mayoría sólo cotiza la mitad de este tiempo. Por lo tanto, más de un millón de cuentas (15 por ciento del total) tienen un saldo inferior a 175 dólares, y la cuenta media es de apenas 3.000 dólares, por lo que muchos podrían alcanzar la edad de jubilación sin tener suficientes activos” señala un informe evaluatorio del sistema de AFP  efectuado por el Fondo Monetario Internacional.

La baja cobertura que están alcanzando las AFP preocupan a las autoridades, principalmente porque la seguridad económica de la población y su bienestar dependen en gran parte de la cobertura de los sistemas previsionales de pensiones y de salud, en especial para los hogares y familias de menores recursos.

Según la Dirección del Trabajo, diversos estudios sobre pobreza han permitido concluir que la baja cobertura que tienen las AFP es una de las causas primordiales de los escasos ingresos en la edad de retiro de una importante proporción de la población pobre. En este contexto, la ampliación de la cobertura provisional se transforma en una importante herramienta de política social, que permite disminuir la pobreza y aumentar el bienestar social.

Falta de cotización

La falta de cotizantes que están teniendo las AFP es cada vez mayor.   Así lo demuestra la Segunda Encuesta de Protección Social, hecha por el Ministerio del Trabajo, la que concluye que los trabajadores cotizan en las AFP sólo durante la mitad de su vida laboral y que las mujeres mantienen una situación aún más precaria que la de los hombres.

En este punto,  el Ministerio del Trabajo, acusó al actual modelo de ser accesible sólo para unos pocos, ya que  está basado sólo en la capacidad de cada persona de acumular recursos en términos individuales y que por ende es sólo accesible aquella parte de la ciudadanía que cuenta con más recursos y es excluyente con la población de menores ingresos.

Asimismo,  según un estudio del Fondo Monetario Internacional, la poca cotización por parte de la gente se debe al alto costo de las comisiones: “Dada la insuficiente competencia, los costos de administración permanecen altos (...) en un equivalente aproximado al 2 por ciento del salario y tiende a ser mayor aún para los trabajadores de menores ingresos”. Aseguran los propios técnicos del Fondo que esos costos deberían bajar no menos del 25 por ciento.

Por otra parte, el informe también concluyó que el actual sistema ha dado lugar a jubilaciones que equivalen en promedio a la mitad del salario del beneficiario, lo que se aleja bastante de los objetivos y las promesas que en su momento plantearon las AFP.

No asegura pensiones mínimas

Otro de los problemas que trae consigo el actual modelo previsional es que no puede asegurar una pensión mínima a la totalidad de los trabajadores, debido a que muchos de ellos debieron interrumpir los pagos de la cotizaciones mensuales como consecuencia de haber quedado desocupados o cambiar de empleo sin ser legalizados, o porque sus empleadores simplemente no hicieron los aportes.

En este punto, el Instituto Nacional de Normalización Previsional explica que para optar a una jubilación mínima de 130 dólares se requiere de al menos 240 cotizaciones. Eso significa dos décadas de pagos mensuales ininterrumpidos. Según la agencia francesa AFP que investigó los datos, 60 por ciento de los afiliados cotiza con una densidad de menos de 4,2 meses por año.

La explicación para semejante irregularidad se encuentra en que la mitad de los trabajadores afiliados ahorra tal como está pactado en el sistema, con su aporte cada mes. Pero los otros 3,5 millones no lo hace o lo hizo irregularmente debido, entre otros motivos, al desempleo que si bien está en un 8 por ciento actualmente, sufrió alzas enormes en el pasado.

Página Principal

Mapa Nuestra Asociación Contactos

 

Síganos en  
 
 

Para mayor información, haga clic sobre la imagen

 

 
Si usted está interesado en recibir información de nuestra asociación, suscríbase en forma gratuita a nuestros informativos.
Google
  
 

 

  

Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas A.G.
Av. Andrés Bello 2777, Of. 401 - Las Condes
Teléfono: (56) 22 421 6501
E-mail:
asimet@asimet.cl
Santiago - Chile