Para mayor información, haga clic sobre la imagen
  Mapa del Sitio Contacto Quienes somos
ASIMET - Un lugar  de encuentro empresarial
  Sitios de Interés
 

Agéndenos en su navegador

Página de inicio

Página de inicio

Agregar a favoritos

Agregar a Favoritos

    
   

 Foro Anual de la Industria 2013

FORO ANUAL DE LA INDUSTRIA 2013
"Movamos las Industrias: El desafío de una nueva política industrial para Chile"

 

Discurso Sr. Gastón Lewin G., Presidente de Asimet

En nombre de Asimet, les doy la más cordial bienvenida a nuestro Foro Anual de la Industria 2013. Quiero aprovechar la oportunidad de mencionar también, que esta es una fecha especial para nuestra Asociación Gremial ya que cumple 75 años de existencia desde su creación en el año 1938.

Esta reunión la organizamos hace ya 14 años con el objetivo de contribuir a la generación de ideas en torno a temas que son de interés para el sector que representamos, y que al mismo tiempo, son transversales a toda la industria nacional. Esperamos que las ideas que aquí aparezcan, se plasmen en planes concretos de acción dirigidos al desarrollo industrial de Chile, contribuyendo así a un crecimiento sustentable del país.

Nuestra propuesta hoy día es Movamos las Industrias y el desafío de generar nuevas políticas industriales para Chile.

Chile vive un fenómeno creciente de caída de la industria manufacturera o y es difícil que un país alcance el desarrollo si no cuenta con un sector industrial manufacturero fuerte, complementario a la industria de commodities.

ASIMET ha sido reiterativo respecto de la necesidad que tiene Chile de diversificar su base industrial y continuaremos en esta línea. Debemos ser capaces, como país, de lograr un gran acuerdo en esta dirección, el que nos permitirá encontrar las soluciones adecuadas para lograr el objetivo de crecimiento.

Algunos números para ilustrar el desarrollo de la industria manufacturera en Chile: a principios del siglo pasado la industria manufacturera generaba el 7% del PIB nacional, participación que fue aumentando paulatinamente hasta llegar a su máximo a principios de los años 70, cuando llegó a representar el 17% de la economía nacional.

Participación Industria Manufacturera en el PIB Nacional
En parte la caída de la industria manufacturera tiene relación con el crecimiento de la industria del cobre, esto último más en precio que en volúmenes.

De esta forma y durante las décadas posteriores, la industria manufacturera no mantuvo el mismo ritmo de crecimiento, que sí logró la economía nacional, y hoy nos encontramos con que su participación en el PIB llega a solo un 10%. En países desarrollados o emergentes, esta cifra alcanza hoy un promedio de 15%.

ASIMET ha querido ser proactivo respecto de la situación descrita precedentemente y aportará con cifras concretas y datos duros a la discusión del tema que hoy nos convoca, para de esta forma, tratar de aunar voluntades de todos los actores del quehacer nacional sobre la importancia de abordar, con la máxima celeridad, la situación que enfrenta la base industrial manufacturera nacional y especialmente el sector que representamos, metalmecánico y metalúrgico.

Con este fin, Asimet encargó a Econsult, un estudio - diagnóstico de la industria metalúrgica metalmecánica y en el cual también se aprecia la manufactura en general, con el objetivo de identificar los principales debilidades que hoy se enfrentan, lal potencialidad y las oportunidades que existen para su crecimiento y con datos concretos, elaborar propuestas para el desarrollo de este sector tan importante de la economía.

En unos momentos, escucharemos la exposición del economista, socio de Econsult, Gonzalo Sanhueza, quien lideró este estudio diagnóstico, quien dará a conocer los principales resultados de la investigación, como también las propuestas de valor que emanan del mismo.

A partir del documento ya mencionado y de las inquietudes representadas por nuestros asociados, queremos destacar algunos temas de interés de ASIMET los que creemos muy necesarios para realizar los ajustes que requiere la industria manufacturera y nuestro sector en particular, para diversificarse y crecer. Son temas transversales a toda la industria y que ocupan permanentemente espacios en los distintos medios. No van a ser novedad ya que están siempre en la agenda y todas las opiniones sobre estas materias convergen en soluciones muy parecidas. Pareciera ser entonces que estamos todos de acuerdo de dónde están los problemas y en cuales son éstos, pero no llegamos al punto en que se plasmen en soluciones reales y/o quedan a medio camino.

Temas ASIMET

1.- Eficiencia institucional
En esta materia, Chile se encuentra en el puesto Nª 28 del último ranking del World Economic Forum (WEF), por sobre el promedio global. Si bien iniciativas como “Tu empresa en un día” hacen que Chile sea líder en América Latina en cuanto a la facilidad para crear negocios, y el buen funcionamiento en general de las instituciones, la situación del país debería mejorar aún más. El fuerte déficit que muestra Chile en materia medioambiental atenta claramente contra la inversión y desarrollo del sector privado. Muestra de ello es la creciente paralización de proyectos, que ha dejado en evidencia la incerteza jurídica y la incapacidad institucional para lograr acuerdos.

Paralización de proyectos
Otro aspecto relacionado con la institucionalidad es que nuestro país tiene un tema no resuelto en la contención de la competencia desleal. Nuestras empresas deben hacer frente a distorsiones como el dumping o los subsidios en países de origen, sin contar con un mecanismo eficaz para corregirlos, tal como lo contempla la OMC. Es urgente revisar la institucionalidad que rige a la Comisión de Distorsiones de Precio, de modo de hacerla efectiva para abordar este tipo de problemas que afectan a la industria, en particular a la pequeña y mediana.

De la misma forma, existen graves falencias en el tema de la regulación y certificación tanto de los insumos como de los procesos productivos y de los productos finales. La revisión de la industria MM indica que actualmente dichas regulaciones no son similares para productos importados y nacionales, dejando en desventaja al productor local que debe, en muchos casos, cumplir con mayores estándares de calidad.

En esta materia, claramente necesitamos emparejar la cancha para poder competir al menos en igualdad de condiciones.

2.- Infraestructura
Dentro de los aspectos logísticos, la infraestructura con que cuenta un país es uno de los aspectos más importantes de las políticas de desarrollo, especialmente en el caso de Chile que ha orientado su crecimiento hacia el exterior. En este aspecto, Chile se ubica en el puesto 45 del ranking WEF, por debajo del promedio global.

La mayor urgencia en este punto radica en la falta de disponibilidad de un suministro energético suficiente y a precios competitivos. La incertidumbre sobre el suministro futuro de energía eléctrica y sus elevados precios están afectando la estructura de costos de las plantas nacionales, amenazando su capacidad de competir internacionalmente. En algunas empresas, la energía representa hoy alrededor del 40% de los costos totales directos de producción.

Durante los últimos tres años el costo marginal de la energía para las grandes empresas del Sistema Interconectado Central no ha bajado de los 100 dólares el mWh/h, alcanzando un promedio mensual de 246 dólares mWh/h a junio de 2013.

En esta materia pensamos que tenemos que ser muy claros: va a ser imposible contar con energía a precios competitivos sin tener que pagar por ello un costo, ya sea medioambiental o económico. ¿Cuál es el costo que como país estamos dispuestos a pagar? La respuesta a esta pregunta debería generarse a partir de un gran acuerdo nacional, donde participen todos los actores involucrados y, principalmente, con una ciudadanía debidamente informada respecto de los riesgos de no contar con una matriz confiable y diversificada. Esta matriz debería compatibilizar las necesidades asociadas al desarrollo con la conservación, cuidado del medio ambiente y calidad de vida de todos los chilenos.

Este es el gran desafío que tenemos como país: nos gustaría que esta materia generara entre los chilenos un consenso y una cohesión tan cerrada como la que se observa cuando abordamos un problema de soberanía, como los casos que se tramitan en La Haya.

3.- Estabilidad Macroeconómica
Mantener un ambiente macroeconómico estable y un marco de políticas creíble y sostenible es una condición necesaria para alcanzar un crecimiento económico sustentable. Chile ha sido muy exitoso en esta materia, ubicándose en el puesto Nª 14 en el ranking del WEF, por sobre el promedio global. Efectivamente, el país ha sostenido bajos niveles de deuda pública, superávit fiscal, tasas de ahorro en torno al 21% del PIB, una inflación contenida y una tasa de desempleo cercana a su estado natural.

Y aunque las tasas de inversión se han mantenido en torno al 25% del PIB, éstas han comenzado a descender, y es difícil que se puedan mantener en esos niveles en tres o cuatro años más.

Si bien nuestra matriz exportadora ha aumentado en los últimos tiempos, su variedad sigue siendo precaria, y el país sigue dependiendo fuertemente de los resultados de la explotación del cobre. Esto hoy tiene un impacto importante en el resto de la canasta comercial. La moneda apreciada encarece las exportaciones y abarata las importaciones, debilitando la capacidad competitiva del producto nacional. En este contexto, y considerando además que las exportaciones de las industrias MM son bajas y las importaciones, las empresas locales ven amenazada su producción y reducida su capacidad de expansión.

En Asimet, creemos que el Banco Central ha sido muy eficiente en su tarea de lograr la estabilidad macroeconómica, y ha tomado decisiones en forma prudente y responsable. El desafío es que a futuro su actuación siga por esta misma línea, manteniendo la inflación controlada.

4.- Educación y Capacitación
El nivel de cobertura y calidad de la educación define de manera directa la calidad del capital humano con que pueden operar las empresas. Un alto nivel de productividad de la mano de obra permite reducir los costos de operación y aumentar el valor agregado y sofisticación de los negocios, además de posibilitar una mayor innovación.

Desafortunadamente, la productividad de los trabajadores en Chile es baja. En promedio, cada trabajador chileno produce 17 dólares por hora, mientras que un trabajador de la OCDE produce en promedio más de 20 dólares. En Estados Unidos, este valor asciende a más de 50 dólares por hora.

En términos de calidad percibida del sistema educativo, Chile se ubica en la posición número 91 del ranking del WEF, por debajo del promedio global, mientras que en la calidad de la educación en matemáticas y ciencias, que es la que más repercute a la industria MM –por demandar técnicos e ingenieros- cae al lugar número 117 del ranking.

Si a lo anterior le agregamos la escasez de mano de obra calificada –según cifras de Sofofa la industria manufacturera tiene un déficit de 600 mil técnicos profesionales- nos enfrentamos a la triste realidad de que la industria MM se encuentra frente a una barrera difícil de cruzar, que le impide contar con personal calificado para procesos productivos más sofisticados.

Relación técnicos vs Universitarios
En los países de la OCDE existen tres técnicos de nivel superior por cada universitario. En Chile, la relación es justamente la inversa.

La baja calidad de algunos centros de formación técnica, la falta de regulación de los mismos y la escasa información asociada a dichas instituciones genera que los empleadores no puedan identificar a los trabajadores que necesitan, ni que éstos puedan asegurar un nivel de competencias laborales adecuadas. Esta falla de coordinación del mercado obliga a las empresas a tener que capacitar constantemente a sus empleados, iniciativa que muchas no pueden realizar por falta de liquidez o por falta de tiempo (no están dispuestas a sacrificar productividad por capacitar a sus trabajadores).

La realidad, es que actualmente en Chile la capacitación no está siendo usada como un mecanismo de aprendizaje, sino como una medida de solución frente a un mal sistema educativo.

En Asimet creemos que en Chile la capacitación debería ser utilizada como un mecanismo de aprendizaje y mejora continua, donde los trabajadores se perfeccionen y especialicen en lo que hacen. Este sistema debería estar enfocado a las competencias demandadas en el mercado laboral, para lo cual se requiere información válida y confiable respecto de lo que el mercado necesita. Además, el sistema debería asegurar la calidad, a través de la certificación de los capacitadores y la evaluación del aprendizaje.

En esta dirección, valoramos la iniciativa del Ministerio del Trabajo de adoptar el modelo de Consejos de Competencias Laborales o skills councils, el que, guiado por las necesidades de la industria, deben proponer una carrera laboral para los trabajadores, con el fin de mejorar su productividad y competitividad.

Para Asimet es un orgullo señalar que hemos sido encargados por este Ministerio justamente para liderar la formación del consejo de competencias laborales en el sector metalúrgico metalmecánico.

5.- Innovación
La preparación tecnológica de una economía mide la agilidad con que un país es capaz de adoptar las nuevas tecnologías existentes, con lo cual mejora sus niveles de eficiencia y aumenta su productividad. En este punto, Chile está en deuda, ya que se ubica en la posición 44 del Ranking del WEF, por debajo del promedio global, a pesar de que somos uno de los mayores destinos de la Inversión Extranjera Directa (IED) de la región.

También quedamos “al debe” en este ranking en el ámbito de sofisticación de los negocios, ubicándonos en la posición 48, por debajo del promedio global. Incluso caemos al puesto 73 en el componente “Presencia de cadenas de valor”, lo que significa que las empresas no cuentan con redes de apoyo, ni tampoco con un nivel de complejidad de sus operaciones y estrategias que les permitan ser más eficientes.

En el caso particular de la industria MM, nos preocupa la escasa presencia de cadenas de valor, es decir, que las empresas sólo extraen o producen bienes pero, en general, no participan en el diseño y marketing de los productos, como tampoco en la logística de su distribución y en los servicios de post venta.

En cuanto a la Innovación, Chile se ubica en la posición 44 del ranking, por debajo del promedio mundial. En el componente “Gastos de las empresas en investigación y desarrollo” cae al lugar 61 y en “Capacidad para innovar” desciende al 83, lo que refleja que aún existe un largo camino por recorrer en esta materia.

En el caso de la industria MM, al igual que en otros sectores, no se ha desarrollado un círculo virtuoso de innovación que le permita a la industria competir en igualdad de condiciones con los productos de la industria mundial. Tanto el gasto nacional como privado en I+D está muy por debajo de los países desarrollados. Ello, a pesar de la promulgación de la Ley I+D que permite rebajar de impuestos hasta el 35% del gasto en estas materias.

Gasto en Investigación & Desarrollo
Lo anterior, queda claramente de manifestó al mirar el gráfico sobre “Gasto en I + D como porcentaje del PIB. Finlandia, por ejemplo, destina el 3,7% para gastos en investigación y desarrollo, versus un 0,4 por ciento como porcentaje del PIB en Chile.

El rápido crecimiento económico de Finlandia y su transición hacia la economía del conocimiento y la tecnología fue posible gracias a fuertes inversiones en infraestructura social, distribución igualitaria de la riqueza y un sólido Estado benefactor. De esta forma, los finlandeses se convirtieron rápidamente en una población educada y altamente capacitada. La estrecha cooperación entre el sector público y privado permitió el surgimiento de industrias en las zonas metropolitanas y especialmente en el sector forestal; y es precisamente en este proceso de industrialización donde el gobierno finlandés promovió el desarrollo científico y tecnológico como estrategia para superar las limitantes naturales del país.

En estos cinco desafíos hemos resumido lo que como Asimet pensamos que son las claves para avanzar hacia el desarrollo.

En la habilidad de los países para impulsar plataformas productivas, basadas en encadenamientos surgidos a partir de las fortalezas que tienen disponibles, radica precisamente la clave del éxito. Se crea así un círculo virtuoso que atraviesa toda la economía, demandando mejor infraestructura, incrementando el uso de tecnología, estimulando la innovación, exigiendo instituciones públicas eficientes, promoviendo la formación de capital humano de excelencia y el acceso a recursos financieros en condiciones competitivas.

Creemos firmemente que en Chile tenemos la capacidad para aspirar a dar un salto importante en el reposicionamiento de nuestra industria manufacturera. Estamos seguros que podemos lograrlo, a través de un crecimiento económico sostenible en el largo plazo, estimulado por un sector industrial que agregue valor significativo.

Esta mañana ASIMET quiere invitar entonces a todo el país, al sector público y al privado, a empresarios, ejecutivos y trabajadores a que juntos: “Movamos las Industrias”.

Muchas gracias.

Volver a Foro Anual de la Industria 2013

Página Principal

Mapa Nuestra Asociación Contactos

 

Síganos en  
 
 

Para mayor información, haga clic sobre la imagen

 

 
Si usted está interesado en recibir información de nuestra asociación, suscríbase en forma gratuita a nuestros informativos.
Google
  
 

 

  

Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas A.G.
Av. Andrés Bello 2777, Of. 401 - Las Condes
Teléfono: (56) 22 421 6501
E-mail:
asimet@asimet.cl
Santiago - Chile