Para mayor información, haga clic sobre la imagen
  Mapa del Sitio Contacto Quienes somos
ASIMET - Un lugar  de encuentro empresarial
  Sitios de Interés
 

Agéndenos en su navegador

Página de inicio

Página de inicio

Agregar a favoritos

Agregar a Favoritos

    
   

 Revista Metalindustria

La Capacitación en el Modelo Exportador:

LOS DESAFIOS DEL ACUERDO CON LA UNIÓN EUROPEA

Con el histórico acuerdo firmado en mayo, la industria chilena tendrá una gran oportunidad para conquistar a los consumidores europeos, pero además se enfrentará a un nuevo desafio: saber competir de igual a igual, lo que implica revisar aspectos claves del recurso humano en nuestro país.

El acuerdo de Libre Comercio en esencia es un comercio sin barrera, lo más expedito posible. Según la Cámara Nacional de Comercio existirá un incremento del 25% del comercio bilateral, lo que se traduciría en un crecimiento de US$ 1.500 millones.

Este futuro escenario permitirá que a Chile ingresen productos extranjeros de gran calidad y salgan productos nacionales de una calidad mejorada. Lo anterior, exige a nuestro mercado una mayor competitividad.

Según Ricardo Stuardo, Gerente de Proyectos del Centro Nacional de la Productividad y la Calidad, (CNPC) "con la globalización y el mercado libre se generan estándares de competitividad, se trata de ganarle o llegar primero que el contrincante y ese es el gran desafío, hay que ser competitivos para luchar de igual a igual, en forma leal y de manera estructurada".

Sin embargo, para lograr estándares de calidad que le permitan a Chile competir con mercados tan exigentes, es necesario tener en cuenta una serie de factores, tales como las estructuras organizacionales y las normas de certificación de calidad para que Chile logre posesionar con éxito su marca.

ORGANIZACION Y CONOCIMIENTO: EL PRIMER ESLABON

Más allá del tamaño de una empresa, ya sea pequeña, media o grande, existen factores organizacionales que repercuten en la apertura de estas industrias hacia el extranjero. Si bien, a juicio de Stuardo las empresas deben ser competitivas para mantenerse vigentes en el mercado, plantea la necesidad de revisar las estructuras de mando al interior de estas, "las estructuras verticales tipo taylorianas prácticamente no existen, pero en Chile aún quedan de esas empresas", señala.

En este sentido, la apuesta de una empresa debería ir hacia el capital del conocimiento, en otras palabras, las personas, ya que si se explotan sus capacidades pueden trasformarse en un elemento fundamental para que la empresa surja. En este aspecto radica, según Stuardo, el desafío actual.

Advierte, que la relación entre la capacitación y el Libre Comercio es el aumento de la competitividad, pero para que la empresa sea competitiva tiene que mortificarse internamente "tiene que apoyarse de su personal, sin personas que estén comprometidas, es difícil que surja. Hay además un factor de tiempo, de dinero y de calidad de equipo. Cualquier alteración de las tres variables afecta el producto final. Se puede lograr un muy buen producto, pero muy caro o puedo tener un producto a bajo precio, pero que sale tarde al mercado" recalca.

Desde esta perspectiva, los sistemas rígidos dejarían de ser viables. Por lo tanto, los empresarios tendrían que entregar a toda la organización el proceso de competitividad para ser un todo "ya dejó de ser el jefe, máquina y personas robóticas, la empresa que tiene ese modelo no va hacer exitosa" agrega Stuardo.

HACIA LA ISO 9000

En el desafío de ser competitivos para ingresar de igual a igual al mercado extranjero, la ISO 9000 se transformaría en un factor determinante para facilitar el intercambio comercial. Aunque el gerente de proyectos de la CNPC, por un lado, confía en que el recurso humano en Chile está habilitado para enfrentar el competitivo mercado de la Comunidad Europea, en otro aspecto señala que aún muchas empresas no se han certificado por desconocimiento o por costo "es más costoso no hacerlo que hacerlo, a la larga el costo de no calidad será mucho mayor que la aplicación del sistema ", agrega.

En este sentido recalca que la empresa chilena tiene que poner en marcha modelos de calidad para demostrar en el exterior que es posible entregar productos confiables. Sin embargo, este proceso requiere de plazos de maduración antes de ver el resultado final.

Según el ejecutivo "los empresarios tienen que darle confianza a sus trabajadores para que ellos puedan aportar, darle las capacidades para que puedan tomar decisiones dentro del proceso productivo. Tenemos un potencial humano increíble, el que hay que potenciar lentamente y así llegar muy lejos".

 

Para ver otros artículos de Metalindustria, cliquee aquí.

Página Principal

Mapa Nuestra Asociación Contactos

 

Síganos en  
 
 

Para mayor información, haga clic sobre la imagen

 

 
Si usted está interesado en recibir información de nuestra asociación, suscríbase en forma gratuita a nuestros informativos.
Google
  
 

 

  

Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas A.G.
Av. Andrés Bello 2777, Of. 401 - Las Condes
Teléfono: (56) 22 421 6501
E-mail:
asimet@asimet.cl
Santiago - Chile